Muchas personas conocerán varias tienda erótica en Tenerife, pero seguramente nadie conoce las curiosidades del arte amatorio en la Antigüedad. Si te interesa este tema, sigue leyendo este post.

El sexo es el arte más antiguo del mundo, ya que sin este la humanidad no hubiera llegado hasta nuestros días, aunque los sentimientos y el tabú han ido avanzando conforme han ido pasando los años. Por ejemplo, durante la época de los griegos y romanos, los besos entre mujeres y hombres no estaban bien vistos, solamente estaban permitidos para intentar conocer el grado de alcoholemia que llevaba el otro. Menos mal que esta tendencia desapareció cuando nuestros antepasados comenzaron a lavarse los dientes.

Uno de los temas de conversación más habituales cuando vas a una tienda erótica en Tenerife es el sexo anal, y es que desde la antigua Grecia se practica este tipo de sexo de forma regular. Normalmente, se empleaba esta forma de intimar debido a que no existían anticonceptivos y no había ningún prejuicio contra esta práctica. Era muy utilizada entre hombres, ya que en esta época de la historia no se concebía la orientación sexual como en la actualidad ni se identificaba a las personas por ello, lo más importante en la antigua Grecia era la edad y el estatus social, poco importaba con quién te acostases.

Una de las curiosidades más sorprendente de los egipcios es que, después de morir, los difuntos podían seguir practicando sexo, ya que a los cadáveres se les implantaba un pene falso o si eras mujer te colocaban unos pezones falsos. Los egipcios eran una civilización muy liberal, aunque el adulterio estuviese muy castigado. Las mujeres solteras tenían toda la libertad para hacer con su cuerpo y su vida lo que quisieran.

En Tienda Erótica Amoraplatanado podemos asesorarte en lo que quieras.